Presentación - Ver temas - Buscar - Galerias - Digital - ¿Consultas? - Firma el libro - Clases - Ejemplos

LOS OBJETOS, LA FORMA,

TEXTURA Y LA LUZ

 

Una de las primeras experiencias de cualquier  observador del mundo que nos rodea, es que ese escenario exterior hacia el que miramos está repleto de objetos, los cuales se van a interponer en el objetivo de nuestra cámara. Son objetos que reconocemos visualmente, interpretamos llamamos y modelamos fundamentalmente a través de la piel que presentan hacia el exterior del entorno en el que se hallan.

Los objetos no son únicamente cosas materiales, sino todo aquello que puede ser reconocido o sentido por un observador.

Cada objeto no sólo es él mismo, sino que define la existencia de una palabra y un concepto único que le pertenecen. Y muchos de ellos transcendiendo a su propia materialidad, se convierten en simbólicos.

La forma es la definición espacial y material de los objetos, la figura exterior de su cuerpo. Pero, además, es la disposición en la que se encuentran esos objetos, el modo y la manera en que se ejecuta una cosa. En definitiva, para un fotógrafo, el modo en el que se expresa el contenido de las imágenes.

Es interesante interrelacionar estos conceptos tan básicos y a la vez tan amplios e ilimitados. Objeto y objetivo. Forma y formato. Son casi dos terceras partes de la materia prima necesaria para confeccionar una imagen y, por lo tanto, una fotografía. El otro tercio es, sin lugar a dudas, la luz.

Pero cualquier fotógrafo avezado es capaz de descubrirla y manejarla como un objeto más, y aprovecharse de su forma o conformarla mediante su técnica, conocimientos y medios.

 

SIGUIENTE
Presentación - Ver temas - Buscar - Galerias - Digital - ¿Consultas? - Firma el libro - Clases - Ejemplos